LOS ITUTUS

                                                                                                                                                                                 LOS ITUTUS
EWES PARA ITUTU
Las hierbas de Itutu, se traen todas frescas y no secas como se están utilizando en muchos
lugares; y estas hierbas son, las siguientes: Alamo, Algodón, Verdolaga, Bleo Blanco,
Prodigiosa y Albahaca.
Todas estas hierbas, cuando se va a hacer Itutu bien hecho y completo, y digo completo,
porque el Itutu completo es: cuando se está despidiendo un Santo. Si este Santo se queda,
entonces pasa inmediatamente a la persona que tiene la cazuela del Omiero para refrescar
y un cubo de agua fresca, y ésta, le echará a este Santo, primero una jícara de agua fresca,
lo enjuaga y bota esa agua: le echa el Omiero nuevamente, lo enjuaga con el referido
Omiero, bota ese Omiero y enseguida le echa una jícara de agua fresca y lo vuelve a
enjuagar y bota esta agua y, por último, le vuelve a echar Omiero y con este Omiero se
queda, hasta que se termine todo lo que se vaya a hacer.
Para entonces, proceder a darle de comer el ave que le corresponde a cada Santo, de los
que se han quedado y refrescado. A esta operación muchos Iworos le llaman, quitar la Mano
del Muerto.
Para terminar la Ceremonia, se prepara un plato al lado de cada Santo que vaya a comer;
colocando dentro del plato pedacitos de coco con una pimienta de guinea encima. Estos
pedacitos de coco y la pimienta, se colocarán dentro del plato respectivo, del modo
siguiente:
Si es Obatalá y tiene Otás, se colocarán sobre ocho pedacitos de coco con sus
correspondientes pimientas y un pedacito de manteca de cacao, en cada uno. Y si es de
cuatro Otás, se le pondrán cuatro pedacitos de coco con su pimienta y pedacito de manteca
de cacao.
Si es Oshún, cinco pedacitos de coco con sus correspondientes pimientas y pedacitos de
manteca de corojo.
Si es Oyá, nueve pedacitos de coco, nueve pimientas y manteca de corojo.
Si es Elegguá, de cabecera, siete pedacitos de coco, pimientas y manteca de corojo y, si no
es de cabecera, tres pedacitos de coco, pimientas y manteca de corojo.

Si es Oggún, de cabecera, siete pedacitos de coco, pimientas y manteca de corojo, y si no
es de cabecera, tres pedacitos de coco, pimientas y manteca de corojo.
De esta misma manera se hará con Oshosi y los Santos restantes.
Después se procede al sacrificio de los animales correspondientes a cada Orisha,
echándole un poquito de sangre y el resto de la sangre se echa en el plato, agregándole
miel de abejas y plumas al Santo y al plato. Una vez terminado todo esto, se le pregunta a
cada Santo para dónde quiere que le lleve esto, que se llevará crudo, incluyendo los platos,
para el lugar indicado por el Santo. A esto se le llama un Itutu completo.
Son Itutos incompletos, esos que se hacen con Alamo nada más, como se viene haciendo
desde hace tiempo en casi todos los lugares. Lo mismo a las cabezas grandes, que a las
cabezas chicas, y esto ocurre porque no se consulta previamente al Orihaté, y en muchos
lugares, por cuestiones de economía.
Conste que todo esto lo estoy describiendo, como estamos tratando de Ozaín, es por lo cual
estoy dando esta explicación hasta el final.
El Orihaté al dar comienzo al Itutu, para su mejor desenvolvimiento, debe coger un puñado
de hojas de álamo y antes de colocarlo en la jícara, tirarlo hacia arriba como si se tratara de
Diloggún, y entonces fijarse en la posición que caen las hojas y leer la parte superior de las
hojas, como si estuviese leyendo el referido Diloggún, por ejemplo:
Si al tirar las hojas cayeron dos boca arriba, el Orihaté cogerá esas dos hojas y las colocará
en la jícara. Allí habla Eyioco.
Nuevamente el Orihaté tirará las referidas hojas, en la misma forma que lo hizo inicialmente,
y si cayeran cinco hojas boca arriba, entonces habla Oshé y colocará esas cinco hojas en la
jícara también. Estas cinco hojas y las dos anteriores, como suman siete hojas, entonces se
tirará otra vez hasta completar las nueve hojas que lleva la jícara. Si saliesen más, nunca se
cogerán más de dos hojas, que son el completamiento de la cantidad que debe llevar la
jícara. No obstante, debe leer el número de la letra que salió.
Con esa letra que salió primeramente y las últimas letras, el Orihaté puede explicar a los
familiares del muerto su última voluntad. Todo esto le corresponde a Ozaín.
También diré que en la definición de los Oshas en el Itutu, tanto los que se quedan como los
que se van, hay que tener mucho cuidado, porque ya sabemos que hay Osha de Deidad,
como Orishaoko, Olokún, Iroco, Inle, Odduá, Nana Burukú y Daddá o Bañani; estos no
llevan el mismo proceso en la definición de los Itutos como Obatalá, Shangó, Yemayá y
otros. Primero, porque algunos de estos Oshas no hablan por su Dilogún, porque se
desprenden de la referida Deidad.
Segundo, hay veces que haciendo un Itutu por orden de Osha, en turno le corresponde
primero a Obatalá que Oddúa, como a Yemayá primero que a Olokún, y Oshún primero que
Inle o a Obba. Y, si estos se han retirado, no se debe retroceder a una segunda tirada de
Diloggún; teniendo en cuenta que son Oshas de Deidad y su poder divino no permite
retroactividad en los hechos consumados.
Es por lo que estos Oshas son más bien hereditarios, quedándose siempre con familiares de
sangre que corre por las venas, primero y, después de Osha. Y en caso que no hubiese con
quien quedarse, se procederá a retirarlo con cocos, advirtiéndole a éste por qué lo retiran de
este mundo.
Debo advertir, que los Belli también se retiran con cocos y no son hereditarios porque ellos
tienen una misión especial con cada Iworo en esta vida; ya que ellos son las banderas de
los respectivos Iworos y además, usted tiene que darse cuenta que estos Oshas llevan ocho
Diloggunes solamente, entre los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.